MODA SUSTENTABLE


Las modas son pasajeras y en la mayoría de los casos, aunque no seamos conscientes, ponen en peligro el medioambiente porque la industria textil durante todo el periodo de fabricación genera una gran cantidad de residuos, tóxicos e innecesarios.

La moda sostenible quiere acabar con el concepto de “usar y tirar” y promueve la elaboración “ética” de las prendas. Además, los tejidos se caracterizan por ser materiales orgánicos que evitan la aparición de alergias y cuidan el medio ambiente

 
En cambio, existe una solución sostenible: la ropa ecológica:
El futuro de la moda
La moda sostenible o ecológica se basa en la confección de ropa orgánica, es decir, tejidos que desde la plantación de sus fibras hasta su elaboración están libres de productos químicos y que cuidan el medio ambiente.
¿Cómo? Ahorrando energía, no contaminando y disminuyendo los residuos que genera el proceso de fabricación. Los materiales orgánicos que componen este tipo de tejidos no contienen ni pesticidas ni fertilizantes, y la materia prima que se suele utilizar es el algodón orgánico aunque también hay prendas de bambú, lanza o lino.
 
 
Con todo, durante el proceso de producción siempre podrá existir la posibilidad de que alguna técnica o tejido no se degrade fácilmente, por eso “para que una prenda se considere orgánica tiene que contener un máximo de 5% de otros materiales”.
Por esta razón, las colecciones de ropa ecológica deben poseer unos certificados que acrediten sus materiales orgánicos. En Europa los más comunes son las normas GOTS (Normas Textiles Orgánicas Globales) que se crearon en 2006 y que tienen el objetivo de definir los requisitos que son reconocidos mundialmente y de asegurar la condición orgánica de los productos textiles.
 
El algodón orgánico
El algodón se caracteriza por su resistencia y elasticidad, además, es un tejido muy transpirable. Uno de los problemas de esta fibra vegetal es que es muy vulnerable a los insectos por lo que es necesario el uso de una gran cantidad de pesticidas, que consecuentemente absorbe la planta y que puede pasar a la fibra, incluso a los tejidos. Sin embargo, el algodón ecológico utiliza depredadores y pesticidas naturales para combatir las plagas, obteniendo un tejido más sano.
Otro inconveniente es que su cultivo es intensivo lo que provoca el gran desgate del suelo que en poco tiempo se vuelve infértil y requiere el uso de fertilizantes químicos. En contraposición, el algodón orgánico soluciona este problema con la rotación de cultivos.
 
La ropa ecológica suele ser del color natural de la fibra, o estar tintada con colorantes naturales (provenientes de plantas generalmente) porque el uso de blanqueadores y algunas clases de tintes conllevaría la aplicación de productos químicos que en ocasiones, son tóxicos.
 
Beneficios
Las razones para vestir ropa ecológica son muchas pero se podrían resumir en las siguientes:
Acabar con la caducidad de la ropa: La industria actualmente se basa en ofrecer prendas baratas y de poca calidad a los consumidores con el objetivo de que cambien con regularidad sus armarios. Mientras que la ropa ecológica al ser confeccionada por materiales orgánicos, es mucho más duradera y cambiaría el concepto de “usar y tirar”.

 

Combatir el cambio climático: La industria textil produce cada año millones de prendas lo que supone unas emisiones constantes de carbono a la atmósfera. Incluso, el nivel de ropa es tan elevado que en ocasiones no se sabe qué hacer con ella y se tira por lo que muchas prendas son quemadas y el humo que generan no es nada bueno para el medio ambiente ya que contienen los mismos productos químicos con los que han sido fabricadas.

Evitar alergias: La ropa ecológica no provoca reacciones alérgicas y elimina los deshechos que pueden acumularse en nuestra piel a través del contacto con los tejidos. Son especialmente recomendables para los bebés y las personas con la piel sensible.

El futuro

Aunque en un principio puede parecer una opción poco viable puesto que el precio de estas prendas es un poco elevado y poco se sabe de ellas, progresivamente el mundo de la moda va tomando conciencia de la necesidad de cuidar el planeta.

Ya existen varias tiendas en Europa que solamente se dedican a la venta de estos productos, emprendedores que se dieron cuenta “que la industria de la moda era totalmente insostenible carente de valores morales y éticos, solo importaba el precio y la rapidez”.

En definitiva, el futuro de la moda ecológica parece alentador: bienestar, responsabilidad social y prevención del calentamiento global son los principales pilares de esta industria.